• Émo Restaurante

Restaurante ÉMO


Émo, emociones a flores de piel


La cocina del Pablo Urcelay, el chef del restaurante ÉMO, despierta emociones a flor de piel.

Solo él sabe transmitir como nadie las esencias y los aromas de los productos del bosque, que recoge él mismo, para incorporarlos en sus platos.

Es una cocina que cambia al ritmo de las estaciones. En los fogones de la EMO, cada estación es diferente. Llegan las setas, y Pablo las va a buscar a unos rincones que sólo él conoce. Después, al llegar a la cocina, su creatividad se desboca creando unos platos que son una auténtica experiencia para los sentidos.

Pablo Urcelay, originario de Oñate, Guipúzcoa, proviene de una familia de cocineros, por lo que ha vivido la cocina desde que era pequeño. Es un cocinero apasionado, inquieto, creativo y con ganas de enriquecer sin cesar su bagaje gastronómico, materializando una simbiosis entre la cocina andorrana y la de su tierra. Elabora una cocina sencilla, con producto de proximidad y, cuando es posible, de cosecha propia. El control de la cocción es uno de sus secretos, y guardando siempre un gran respeto por el producto.

De esta forma, el comensal reencontrará aquel sabor o aroma aportado por una hierba aromática o una fruta del bosque, que el mismo Pablo habrá cosechado en las montañas de Erts.

El restaurante Émo propone una carta variada con una excelente relación calidad-precio, con platos como el pastel de cabracho, el foie mi-cuit con jarabe de abeto, o el bacalao al pil pil, sin dejar de lado unos postres extraordinarios.

Además, el Hotel Palomé ofrece el marco perfecto para acoger celebraciones familiares, bodas, cumpleaños, comuniones o bautizos. El Émo aporta el arte de la cocina y el Palomé las habitaciones con una decoración exquisita.